VOLVIERON LOS RADARES DE VELOCIDAD A LA CIRCUNVALACIÓN DE ROSARIO

La presencia de controles de velocidad en la Circunvalación de la ciudad de Rosario, fue restablecida tras estar ausente desde marzo producto de la pandemia. Se trata de un control con dos radares móviles, que se instala tres veces por semana, como se hacía antes de la declaración del aislamiento preventivo y obligatorio, y que volvieron el último viernes.

Además, la Agencia Provincial de Seguridad Vial (APSV) se encuentra haciendo operativos con la Policía Vial, que solicita documentación a los conductores de vehículos, pero también busca evitar que se suban a la traza motos de baja cilindrada y ciclistas, que tienen prohibido circular por allí y suelen protagonizar accidentes fatales.

En tanto, el gobierno provincial avanzó en la identificación de “13 puntos estratégicos para la colocación de radares fijos de última tecnología, que permiten la fiscalización tanto de día como de noche (ahora solo es de día) en una vía que nunca tuvo este tipo de dispositivo”, remarcó el subsecretario de Seguridad Vial de la provincia, Osvaldo Aymo.

Además de fiscalizar la velocidad, el otro factor de riesgo es la ingesta de alcohol. Para ello, la Agencia instaló el control de alcoholemia de los conductores todos los días de la semana durante todo el día, en rutas provinciales y nacionales que circundan Rosario.

Otro aspecto es el control del no uso del celular al conducir como factor de distracción, y la última cuestión que se está trabajando es la seguridad vial infantil.

“Somos la única gestión que cuando empezó presentó un plan estratégico de seguridad vial para los próximos cuatro años. El objetivo es bajar, entre 2019 y 2023, un treinta por ciento los muertos y heridos graves en siniestros viales”, remarcó Aymo. Con ese fin, visualiza aplicar el plan de acción para la seguridad vial que elaboraron la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Estos programas tienen cinco pilares: el sistema de gestión de la seguridad vial, vías más seguras, vehículos más seguros, usuarios más seguros (educación, capacitación y concientización, es decir el factor humano) y la atención de víctimas.

“Dentro de eso, elegimos los factores de riesgo. Vamos al tema control de velocidad, en el que entra el plan de radarización de rutas nacionales y provinciales, según el mapa de calor que hace la agencia provincial”, es decir donde se producen los siniestros, explicó el especialista en accidentología.

En ese programa entra la radarización de la Circunvalación, o ruta nacional A008. Hasta llegar a eso, la provincia dispuso la vuelta de dos radares móviles en la zona para hacer controles de velocidad, y la presencia de efectivos de la Policía Vial para desalentar la presencia de vehículos prohibidos que suelen provocar siniestros fatales.

La meta

“El objetivo es bajar los muertos y heridos un 30 por ciento durante los cuatro años de gestión”, repite cada vez que puede Aymo desde que asumió como subsecretario de Seguridad Vial de la provincia. La vara, que puede parecer alta según cómo se la mire, tiene cuatro caminos de consecución. Uno es “la educación del factor humano, pero lleva mucho tiempo”, acota.

El otro es “el diseño de la vía que hicieron los suecos, con barrera para evitar choques frontales, pero tampoco es mi jurisdicción”, afirma el funcionario, que presentó el proyecto “Rutas Amistosas” a Vialidad Provincial para avanzar en ese sentido.

Se trata de una ruta con dos carriles en un sentido, la barrera que reemplaza a la doble línea amarilla, y un carril en sentido opuesto.

En tercer lugar, está el vehículo. “Si yo tengo autos con alta tecnología como hay en Europa, el factor humano va a cometer un error y el coche lo va a corregir. Pero tampoco lo puedo hacer”, explica.

Por ello, Aymo dice que el único camino que le queda es el cuarto, la sanción y el control: “Esa es la razón por la cual planificamos intensificar la radarización y el control de alcohol en toda la provincia”, detalló el subsecretario de Seguridad Vial de la provincia. (La Capital)